A 200 años del encuentro en Guayaquil: el misterio behind the resignation of San Martín

San Martín y Simón Bolívar
San Martín y Simón Bolívar

La llamada Entrevista de Guayaquil It is definitively one of the most important conferences on the luck of the nascent South America. A doscientos años de aquella hora, aproximarse a sus justas dimensions nos es sumamente dificultoso —precisa y paradójicamente— por lo distractivo del modo en que la historiografía, tanto general como especializado, ha pretendido contarla.

And Guayaquil se la ha cargado much more de misterio y de polemica than de rigor histórico. La majoja de estos aborjaes parecen incurrir en la temptación de convertir al Guayaquil histórico en un acontecimiento más bien literario. La razón quizás estriba en lo frustratingte que resulta para los historianes no tener un acta o un documento unáníme que refleje con fidelidad su contenido, sumado al pseudo silencio que han guardado sus gigantes protagonistas (que, likewise, han hablado de ella de diversos modos a través de muchos allegados a lo largo de los años).

Básicamente el relato tradicional de Guayaquil es un relato a dos aguascon la interview en sí misma relegada a ser sólo una línea divisoria de ambas.

José de San Martín
José de San Martín

Así, de un lado tenemos speculaciones de todo tipo sobre lo que pudo haber ocurrido dentro, que han echado mano hasta de la characterización psychologica de los dos libertadores.

On the other hand, se encuentra las lecturas retrospectivas que los partisans de ambas figuras hacen de las consecuencias de la interviewa. En este punto las miradas invisibilizan aún más el acontecimiento que debieran illuminar, anteponido una lectura maniquea —y de tintas bien cargadas— de “victoria/acierto” o “derrota o error” en los protagonistas. Lectura que tanto Bolivar como San Martín hubieran repudiado con firmeza. Las aguas bajan bien turbias a través de una grieta historiográfica que duele leer.

Valiéndonos de un lenguaje cinematográfico, la perspectiva tradicional argentina mantuvo la cámara en la persona de San Martín en primer planoretiring por completo de la escena que presentaba el teatro de operaciones del Perú.

Simon Bolivar (Photo: Wikipedia)
Simon Bolivar (Photo: Wikipedia)

Let’s try entonces to dejar al menos una noticia concreta sobre lo que Guayaquil fue e implicó, lo más despojada posible de las elucubrationes que denunciamos. Con la mirada puesta en la coyuntura del momento no resulta difícil predecir qué sucedió en la interviewa y qué sucedería en los días posteriores.

Bolívar llegaba a Guayaquil con muchísimas más vantageas políticas y militares. Habia iniciado su campaña poco tiempo antes, en 1819, contando con todo el apoyo político de la Nueva Granada (actual Colombia) y del Congreso de Angostura (que determinó la independencia y creación de esa nueva nación). Militarmente había tenido las recentes victorias de Riobamba (21 de abril de 1822) —con collaboración de tropas argentinas— y de Pichincha (24 de Mayo de 1822) y la lucha contra la resistencia realista had terminated en la gran Colombia. Sus fuerzas estaban cansadas pero conservaban la moral y la unidad.

San Martín venía con el desgaste de su gente por diez años de Guerra de la Independencia por diversos teatros de operaciones diferentes (El Plata, El Litoral, El Ejército del Norte, El Monumental Paso de los Andes, La Campaña de Todo Chile, La Travesía Naval and La Campaña de Conquista del Perú, que incluida las dos Campañas de las Sierras de Arenales (1821), the second one with a fatal retreat that allowed the reorganization of the realist forces. falto total de apoyo del lejano Buenos Aires. Se le sumaban las propias insurrecciones que en Perú se daban contra el gobierno provisional estatuido por él (ya cargo del tucumano Bernardo de Monteagudo). Incluso el mismo día que llegó a Guayaquil erupted in Lima a revolt.

Con estos antecedents en vistas, San Martín venía expresando a sus collaborators y allegados, como Guido y O’Higgins, entre otros, su intention de convenir con Bolívar algunas acciones conjuntas —aún ofreciendo a servir bajo sus ordénes— para prolongar la guerra apenas un año más y que todo quede consumado en 1823. Con esta finalidad se embarcó en Lima para Guayaquil. Por lo que puede saberse, Bolívar también brindaba por la pronta termination de la guerra.

Ambos titanes they met on July 26 and 27, 1822. Durante el encuentro del primer día estuvieno a solas durante una hora y media, y la puerta sólo se abrió para que el secretary de Bolívar, Tomás Mosquera, alcanzara a pedido de aquel unas cartas de Santander, presidente de Colombia.

La noche del 27 —ese día los dos habian conferencedo solos desde las 13 hasta las 17— tuvo lugar el famouso brindis con la concurrencia en pleno de las delegaciones que acompañaban a los héroes y de destacadas personalidades locales. There, Bolívar pronunció su arrogante frase: “Brindo, señores, por los dos hombres más grandes de América del Sur: el general San Martín, y yo”.

Sin lugar a dudas, la questionación capital de la conference fue la organización futura de los nuevos Estados Sudamericanos. Fue más una interview politica que militarpese a que sus dos protagonistas eran generales de peso y comandantes de los dos ejércitos más grandes de América del Sur. Militarmente sólo quedaba aunar criteria para la eliminación de los restos de la resistencia realista, más fuerte en el Perú que en los territorios por los que había avanzo Bolívar.

Todos concuerdan con que San Martín, aun siendo republicano por conviction, quería sostener una monarquíapor juzgar esta más conveniente —menos violenta— al estado general de esta población y hasta que esta puediera darse una organización institución republicana, y que Bolívar estaba por la república. El desacuerdo que sí se filtró después en abundante correspondence sanmartiniana fue el relative a la continuidad de las operaciones conjuntas de los ejercitos del Norte y del Sur. Bolívar se habriá se quitado simismo espacio de maneuvera excusándos en que no sabía si el congreso de la gran Colombia lo apoyaría y que no podía tomar decisions sin él —lo que sí hubo hecho en otras circunstancias—, and, además, no aceptó mandar a San Martín, que voluntariamente se puso a su mando para terminar la campañanegativa que mantuvo aún luego de que San Martín le escribiera una energica —y presunta— carta desarticulando sus “pruritos”.

"Encuentro de Guayaquil", J. Collignon (1776-1863).  Pintura de 1843.
“Encuentro de Guayaquil”, J. Collignon (1776-1863). Pintura de 1843.

Sea como fuere, el resultado de la interview es leído como “la abdicación” de San Martín, que todos sus biografos cargan de abnegación. Interpretaciones aparte, el 9 de octubre a la noche San Martín le decía a su inseparable Tomás Guido: “Bolívar y yo no cabemos en el Perú“.

The idea of ​​San Martín was to end the campaign in the middle of 1823, but, with the result of the interview, el Perú acabaría por liberarse recien más de dos años más tarde, y con muchísimas más luchas, pérdida de tropas, de población civil, de bienes, caos e insurrecciones. Los realistas recuperarían el Callao una vez más antes de caer definitemente, y el derramamiento de sangre y los enfrentamientos civiles teñirían aquellas horas iniciales de la independencia.

For the historiography of Argentina —unanimously centered on the figure of San Martín, antes que en los acontecimientos—, Guayaquil is the beginning of the ostracism of the Libertador noble and sabio a quien la soberbia y la incomprensión de Bolívar le arrebataron la possibility de cosechar unos ultimos y gloriosos laureles. Nos llegaron detailedas noticias de cómo fueron sus días, sus preparativos de embarque y su pase a Chile, a Mendoza ya Buenos Aires, para no volver.

Para los amantes del misterio sobre Guayaquil quizás les resulte significante un dato que rescata Alberto Palcosauthor de Hechos y Glorias del General San Martín. En 1811, momento de la incorporation de San Martín a la logia americana que sesionaba en la calle Grafton Street 27, Fitzroy Square, de Londres —junto a Andres Bello, Luis Mendez, Servando Teresa Mier, Alvear, She got drunk, etc.— su nombre clave era Arístides, el gran ciudadano griego que se despojó del mando del ejército a favor de Milcíades para que este pudiera ganar la batalla de Maratón. ¿Premonición del resultado de Guayaquil, once años después?

LEER MÁS

La actualidad urgente del Martín Fierro, a 150 años de su publication
El libro de la ministra de Educación de Colombia que busca inspirar a los educadores de toda la region

Leave a Reply

Your email address will not be published.