Daniel Malnatti lived 10 days as a gypsy, negoció la venta de autos usados ​​y le leyron las manos

Raquel me leyó la mano. Así como cuando uno va al médico y aspire encontrarse con que lo atienda una persona con un guardapolvo y un estetoscopio, ella era todo lo que podía esperar para ese momento. Raquel es una authentica gypsy.

Antes de tomar mis manos entre las suyas y darlas vuelta para leer las líneas de las palmas, me avisó que si ahí aparecía algún alerta médica me iba a mandar al doctor. Por suerte, no hubo necesidad. Pero sí me contó de lo que se me viene en el trabajo, con el dinero y en el amor.

Read also: Vivir como un marino: 10 días a bordo del único buque argentino que navega el río Paraná

Con respecto al dinero no me dió muchas esperanzas. Vivimos en la Argentina y ni la más destacada bruja (ella no lo es, aclaro) va a poder cambiar las expectativas. Con el dinero todo seguirá igual o peor. Pero con respecto al trabajo me va a ir mejor. “Vas a ser muy famoso”, me vaticinó.

Estas dos predicciones conjugadas tienen su lógica en el contexto de la economia actual, cuando el salario real va en franca picada. Es decir, me va a ir bien en el trabajo pero no por eso voy a ganar más. Para el final Raquel dejó lo más importante y leyó en mis manos las líneas que hablaban amor.

Para mi complacencia me predijo que iba a encontrar un gran amor muy pronto. Aunque me aclaró que “no va a ser tan linda”. Me quedó claro que las artes adivinatorias van muchas veces a la par del realismo más riguroso. Era algo así como una prediction basada en hechos reales.

En esa casa del barrio de San Nicolás en Córdoba vive Guillermo (que es uno de los líderas de la comunidad) y Raquel, la leaderesa de la familia. Como tiene algunas dificultados para caminar ejerce el control asignando diversas tareas a sus hijas, nietas, nueras y bisnietas quienes se encargan de las cosas de la casa.

Guillermo es el líder de la comunidad gitana que visitamos.  (Photo: Captura Telenoche)
Guillermo es el líder de la comunidad gitana que visitamos. (Photo: Captura Telenoche)

Los gitanos en eso son muy patriarcales. El hombre está para ser atendido. En contraprestación, él se va a ocupar de prove todo lo necesario para que su mujer “sea feliz”. En una cultura tan traditionalista como la gitana, eso no cambió.

Es por eso que Raquel desde su silla dirige a las mujeres de la casa en la cocina, las compras y todo lo que tenga que tenga que ver con el hogar. Pero también atiende el teléfono para evacuar consultas. Muchas mujeres y hombres la llaman para pedirle orientación.

No pude dejar de escuchar muchas de las respuestas que daba Raquel. Atendió a cada una de ellas con mucha paciencia a pesar de que yo podía entrever que del otro lado del teléfono había gente pasada de angustia. Cuando le pregunté cuál era la consulta más recurrenteme contestó: “Los cuernos”.

Además de sus habilidades adivinatorias había sabiduría en sus palabras, al punto de que una cosa se mezclaba con la otra sin saber uno con cuál era su habilidad principal. Uno no podía saber si deducía el futuro elaborando lo que veía en el presente, o hacía uso del don de la videncia que hace más de 50 años atrás reció de su tía.

Viví 10 días como un gitano: negocié la venta de autos usados ​​y me leyeron las manos para adivinarme el futuro

La casa de Raquel es muy grande. Esto es muy común en las familias gitanas. Los ambientes son enormes y abiertos. Es frecuente que no haya muchas puertas y que si las hay estén abiertas. Esto es una reminiscencia a su pasado nomadeépocas no tan lejanas en las que los gitanos vivían en carpas.

Milanchi (about Guillermo) el esposo de Raquel añora esas carpas. Él las prefier a las casas actuales. Es que ellos fueron obligados a dejar las carpas. En las ciudades no se entendía esa forma de vida. La incomprensión de la sociedad contemporanea de sus costumbres ancestrales muchas veces derivó en discrimination y violencia.

Por ejemplo, en el barrio de San Nicolás, en Córdoba, los gitanos tenien la propiedad de sus propios terrenos y allí habían installed sus carpas. Likewise, en los años ’70 fueron desalojados violentamente de sus tiendas por la policía. En refriega murió una gitana embarazada. A partir de ahí empezaron a mudarse a casas.

Se dice que los gitanos son nomades. Tanto es así que en el centro de su bandera pusieron una rueda de carreta que lo representa. Y si bien es cierto que les atrae la libertad de estar un día en un lado cuando y otro día en otro, hay otras razones más duras que justifican su impermanencia. Se trata de la discrimination: muchas veces en su historia fueron expulsados, tuvenon que exiliarse o fueron deportados.

Expulsados, exiliados y deportados: la historia de los gitanos

Las primeras expulsions se dieron en España a finales del siglo XV. Coincide con la deportación de los judíos y la persecución de los musulmanes. Más tarde este “antigitanismo” se convertiría en una triste costumbre universal. Fueron expulsados ​​de Suiza, Francia y Bélgica entre otros países de Europa.

Las authorities de Portugal e Inglaterra los desplazaron a sus colonias de ultramar y fueron ensclavizados en Hungría, Rumania y otros países de Europa del Este. Pero la abyección no se detendría ahí. Siempre las cosas puede ir peor y para los gitanos eso fue la alemania nazi.

Debido a que las comunidades gitanas estaban menos organizadas que las judías el impacto del holocausto gitano no puede medirse con similar exactitud, pero los datos son escalofriantes. Se calcula que tres cuartas partes de los gitanos que residían en Alemania fueron exterminados.

Viví 10 días como un gitano: negocié la venta de autos usados ​​y me leyeron las manos para adivinarme el futuro

Enter 200 y 500 mil gitanos were sent to the gas chamber. Aunque otros datos provenientes de institución que estudian el Holocausto elevan al suma de muertos a un millón de gitanos asesinados por los nazis entre 1939 y 1945.

Hoy en día también pasan cosas. Guillermo contó que cuando se registra en un hotel primero va solo y recien cuando le dan la habitación apareca Raquel, su esposa. Es que en ciertos hoteles cuando ven una gitana, como por arte de magia, se acaban las habitaciones.

Marcela contó que manda a comprar sus zapatos a una amiga. Que hay locales donde nunca hay talle, le ponen a dos o tres vendedoras para vigilarla como si fuese un peligro para la sociedad o directamente no la dejan entrar con cualquier excusa.

Es en el prejuicio y en la falta de información donde la discrimination se hace fuerte. Además difícilmente el gitano se queje, hacen todo lo contrario: reacción. Muchas veces de mala manera. En muy pocas opportunidades denuncian o se ponen en el lugar de víctimas. No está en su ADN. Quizás reaccionen pagando con la misma moneda. Pero siempre sufren.

Read also: The European Union launches a plan to promote the “inclusion” of gitanos

Mucha gente que se considera no racista y con los gitanos lo es. Y no se da cuenta. Es por eso que los crímenes o estafas que cometen los gitanos (porque también hay criminales entre ellos) son mucho más publicitados por los medios y reciben mayor condena social. Pero si el crimen lo comete un italiano Coppola o Scorsese hacen una película.

En el barrio gitano de San Nicolás las casas son enormes, las familias innumerables, la comida abundante y las fiestas interminables. Me despidieron con un gran banquete y un mensaje: la diferencia o la ignorancia no tiene por qué dividirnos. Ellos estaban felices de mostrar lo que son, y esperan -como yo- que sirva para curar viejas heridas.

.

Leave a Reply

Your email address will not be published.