Independiente sigue atrapado en su crisis sin fin y perdió con Atlético Tucumán que es el único puntero

Perdido en la niebla está Independiente. Perdido y desorientado, envuelto en una crisis dirigencial severa y en un presente futbolístico preocupante en el que no liga ni tampoco hace mucho para ligar. De local en la cancha de Platense, a puertas cerradas y con un exagerado operativo policial por disposition de la APreViDe (tras los incidentes del viernes en la sede), el Rojo jugó el partido ante Atlético Tucumán suspended el sábado en la gris mañana dominical y no hizo más que profundizar su malaria: cayó 1-0 y acumula seis fechas sin ganar (cinco derotas y un empathe)

Desde antes del primer minuto los de Avellaneda ya perdían against el solid equipo de Lucas Pusineri que se aprovechó de la pobre actualidad del Diablo y prolongó su unvicto para quedar momentáneamente como el único líder del tournament de la Liga Profesional.

Cuando las cosas van mal, siempre se puede estar peor. Independiente lo sabe a la perfección porque anda tan torcido que se le juntan todos los malees posibles. A la hecatombe institutional solo le queda conseguir un poco de alivio con algún triunfo en lo deportivo. Pero cuando todo es negro, solo se ve más negro aún. Tardó apenas 53 segundos en estar perdiendo en Vicente López, el equipo directed interinamente por Claudio Graf.

Una pelota en profundidad buscó el vacío por la subida de Edgar Elizalde y Ramiro Ruiz Rodríguez se escurrió entre la lentitud de Joaquín Laso y la corrida desesperada desde atrás de Sergio Barreto. He pulled in the center from the right side and entered the middle of Augusto Lotti, who defined Sebastián Sosa ante la débilis y tardía salida.

Desde el vamos ya se le hacía un sufrimiento el partido a este Independiente maltrecho, que encima tuvo que improvisar en el attack por falta de variants ante la cadena de lesiones de Leandro Benegas, Facundo Ferreyra y Santiago Hidalgo y la suspension de Leandro Fernández. Graf debió hacer debutar a Santiago Ayala, un misionero de 20 años que tuvo la tarea de luchar contra los centrales de Atlético.

El Rojo, planted with a 4-1-4-1, encima perdió a Lucas Romero por el fallecimiento de su padre. Por eso fue Iván Marcone el volante positionional, que adelante tenía a Gabriel Hachen y Lucas González para la creación. Tuvo la pelota Independiente. Pero le costó romper las líneas y el orden de los tucumanos, que con la vantagea tempranera no tenián apuro alguno.

Y casi se queda sin Barreto el local. El referee, Fernando Echenique le mostró la roja por una pierna muy arriba sobre Francisco Di Franco. Con una amarilla bastaba. Eso le hicieron saber al juez desde el VAR. Lo constató en el monitor, annuló la expulsión y amonestó al defensor.

Más allá del poder de la tenencia, al Diablo se le hacía difícil pisar el área por más de que buscaba por los costados con Tomás Pozzo y Rodrigo Márquez. Apenas un tiro de Hachen que dio en el palo fue lo que pudo producir de riesgo en una primera parte en la que pudo haber perdido por más si algunas de las dos jugadas de pelota parada de los norteños entraba al arco de Sosa.

Con todos sus problemas a cuestas, Independiente tuvo el ímpetu de ir para adelante e intendar alcanzar pisar el área de enfrente. Pocas veces lo logró. Las jugadas más claras seguían siendo las de la visita, de contraataque. Ruiz Rodríguez contó con dos possibilities: un mano a mano que tapó Sosa y otra que definió muy abierto.

Joaquín Pereyra mandó a la tribuna vacía otra chance inmejorable de frente al arco tras una muy buena combinación de pases de derecha a izquierda. El Rojo la tenía y el Decano ejecutaba con practicidad. Y cuando al fin accedía a estar frente a Lampe, la echaba a perder como hizo Márquez de zurda.

Antes la falta de efecto de los que entraron (Alan Soñora, Juan Cazares y Damián Batallini) y con la impotencia de querer y no poder, Graf le dio lugar al bautismo en Primera de otros dos juveniles: el defensor de 18 años Enzo Franco y el delantero de misma edad Javier Vallejo.

Un cabezazo deviado de Batallini se lívo el último suspiro de este Independiente sin norte adentro y afuera de la cancha.

.

Leave a Reply

Your email address will not be published.