Olas de calor: por qué lo que viene es todavía peor de lo que estamos viendo

MADRID.- Hace más de años que los científicos llevan avisando del aumento del impacto de las olas de calor por el cambio climática. La reciente pesadilla veraniega vivida en los ultimos días en distintos países europeos dejó en España un balance de 1055 deaths estimated, tens of thousands of hectares burned by forest fires, cuts of roads and railways, derailment, losses in agriculture… Sin embargo, the most worrying thing is that this episode of extreme temperatures confirms new warnings about the warming of the planet, but que lo que viene es todavía peor, esto es solo el principio, pues las emissions que causan el cambio climática sigun agustamento en la atmosphere y multiples señales apuntan a serias dificultados en el camino político de la lucha contra el cambio climática.

El calor se ensaña en una Europa en la que, por la crisis energetic desatada tras la invasion rusa de Ukraina, varios países han decidido recurrir al carbon (el peor combustible para el clima) como elemento de stabilization. Al otro lado del Atlántico, el mes de julio ha propinado grave golpes a los plains verdes de la administration de Joe Biden. China, otro gran emisor, sigue showing señales de apego al carbón. El secretary general de Naciones Unidas, António Guterres, calificó esta semana como “collective suicide” la falta de acción para evitar que el planeta siga calentándose más.

07/07/2022 Una madre le echa agua a su hijo, por la cabeza, en la fuente de la plaza Virgen de los Reyes en el primer día de la segunda ola de calor, a 7 de julio de 2022 en Sevilla (Andalucía, España) SALUD Joaquin Corchero - Europa Press
07/07/2022 Una madre le echa agua a su hijo, por la cabeza, en la fuente de la plaza Virgen de los Reyes en el primer día de la segunda ola de calor, a 7 de julio de 2022 en Sevilla (Andalucía, España) SALUD Joaquin Corchero – Europa Press

La dinámica meteorológica que se desarrolla en medio de estas vicisitudes políticas es inequivoca. “Esta es de las questiones más solidas de la ciencia climática: las olas de calor en zonas terrestres y en el mar son consecuencia directa del calentamiento planetario, y por cada aumento suplementario de este calentamiento, se espera que se vuelvan más frecuentes, más intensas y más duraderas”, says Valérie Masson-Delmotte, co-president of group I of the most important panel of experts on climate change that exists in the world, the IPCC, que entre 2021 y 2022 they presented a sexta evaluación científica. Está claro que el calor se va a intensizar, la quesión es cuánto más va a dejar la humanidad que se caliente la Tierra.

Como explica la climatóloga francesa, ya en los primeros informes del IPCC de 1990 se avisaba de un incremento de las olas de calor por el calentamiento del planeta. “Para muchos ha sido más cómodo ignorar estas informationos, pero cuando le toca sufrirlo a uno mismo es cuando mejor se da cuenta de la urgencia de actuar”, destaca.

Lo cierto es que resulta difícil incluso para muchos científicos que trabajan en clima hacerse una idea de qué significa realente en nuestras vidas que el planeta se siga calentando uno o varios grados más. Una forma es imaginarse que dentro de de 28 años Madrid tenga un clima similar al de Marraquech (Marruecos), Barcelona al de Ciudad del Cabo (South Africa) y Valencia al de Bangalore (India). It is only an approximation, but this was what was calculated in a 2019 study, published in PLOS ONE, which analyzed the climate forecasts for the year 2050 of the 520 principal cities of the world and looked for which current cities were most similar to the climate para entonces, en un escenario optimista en el que se consiguiese que la temperature del planeta no suba más de dos grados.

El País
El País

Aunque las previsions científicas del clima del planeta van perdiendo precisión según se acerca el foco a una escala más pequeña de localizaciones concretas, estas analogías entre ciudades sirven para tomar conciencia de que cada población va a tener que adaptarse a una nueva realidad climática más caliente. As specified by meteorologist Juan Jesús González Alemán, from the State Agency of Meteorology (Aemet), buena parte de España debe preparerse para una africanización de su clima. “No estamos acostumbrados a dos semanas tan por encima de la climatología habitual como las que ha habido en esta ola de calor, pero esto puede ser lo normal dentro de 30 años”, he incides.

Hasta ahora, se estima que The average temperature of the planet has increased by 1.1 degrees with respect to pre-industrial levels. como consecuencia de las emissions generated por los coches, las instalaciones energetías, las industrias, las casas, la producción de alimentos… (en general, por el uso de petroleum, gas y carbon). Un aumento de 1.1 grados puede parecer poco, pero la reciente ola de calor en España y otros episodios extremos del último año alrededor del mundo shown ya lo que significa. Lo más alarmante es que todavía no existe un horizonte a la vista en el que vaya a pararse el aumento de la temperature global. Y, en el caso concrete del calor, la ultima evaluación científica del IPCC avisa de que cada 0.5 grados adicionales de calentamiento planetario “provoca aumentos claramente perceptibles en la intensidad y la frecuencia de los extremos cálidós, includas las olas de calor y las fuertes precipitaciones”.

A pesar de las advertencias de la ciencia, la dura realidad es que los humanos con sus autos, sus casas, sus industrias… sigun sin reducir unas emisiones que se van acumulando en la atmosphere. Indeed, los científicos tienen ya claro que en los próximos 20 años la temperature del planeta superará la barrera de 1.5 grados, uno de los dos límites de seguridad marked por el Acuerdo de París contra el cambio climática. Todavía queda una windowa para volver bajar este calentamiento, pero con los actuales compromisos de reduction de misiones de los países —si es que se complen—, no se conseguiría bajar la temperatura, sino que se sobrepasaría también el límite de dos grados, lo que empeora todavía más las previsions.

Según recalca Masson-Delmotte, el futuro del clima va a decidirse justamente en los próximos años. “En el horizonte 2040-2050 podemos haber consigado una stabilization del calentamiento o haber alcanzado ya los dos grados en torno a 2050, esto depende de la trajeteria de las emissiones de gases de efecto invernadero, en particular, de la próxima decada”. Para evitar las peores previsions, los científicos del IPCC han advertido que las misiones mundiales should reach their peak in 2025 and drop drastically in the next 30 years, hasta casi desaparecer en la segunda mitad del siglo. Y esto requiere, entre otras medidas, desenganchar a la especie humana de su total dependencia de los combustibles fósiles (petroleo, carbon and gas).

Una proyección del clima a 2060
Una proyección del clima a 2060El País

Como subraya González Alemán, no es cierto, como se ha escuchado estos días, que el verano de 2022 vaya a ser el más frío de lo que queda de nuestras vidas, pues el clima es variable. Pero no hay duda de que en los próximos años el planeta va a seguir calentándose y, si no se empiezan a reducir de forma rápida las emissions, las tendencias irán a mucho peor. “Ahora mismo todo indica que vamos más allá de dos grados”, commented the meteorologist. “El problema es que si llegamos a un cierto umbral, empiezan a aparecer una serie de fenómenos ya no lineales y se producen retroalimentaciones más complejas. Si sigue subiendo y subiendo la temperatura, es como comprar cada vez más billetes para que esto se desmadre. Entonces podridán darse phenomenos que no estamos viendo ahora“.

¿Cómo sería el planeta con un aumento todavía mayor de cuatro grados? According to the most available IPCC climate atlas, which takes as a reference large regions of the world in countries or cities, a person born in 1970 in the Mediterranean area, when he reaches his 70s (in 2040), will experience a media de 15 días más al año por encima de los 40 grados. Pero en un escenario pessimista, en el que el planeta se caliente más de cuatro grados, otro individuo que haya nacido en 2010, puede ser su hijo, cuando cumpla la setentena terrá 25 días más al año por encima de los 40 grados. Y si vive en África, terrá que enfrentarse a 89 días más a esas temperatureas extremas. Este ejemplo pone en evidencia una gran injusticia territorial y generationacional, pues los que se van a llevar la peor parte son personas que van a heredar un problema creado por otros.

Los científicos aseguran que todavía se está a tiempo de cambiar el rumbo del clima. Sin embargo, la crisis energetía agudizada por la invasion de Ukraina está volviendo a relegar la respuesta a la emergencia climática, favoreciendo en la UE inclulo una vuelta al carbón (el peor combustible para el clima) para reducir la alta dependencia del gas de Rusia. “Pinta mal, porque lo que se está propionido en Europa y otros países como China va en dirección contraria, permitir que se vuelva a quemar carbón es una barbaridad”, says José Luis García, responsible for climate change at Greenpeace Spain. “The energetic crisis and the climatic crisis tienen la misma raiz, que son los combustibles fósiles, la única vía para solução una y otra es la reducción de su uso hasta dejar de utilizarlos”.

Una multitud en la playa del Mar Báltico cuando las temperatures alcanzan los 30 grados, Mecklenburg-West Pomerania, el 19 de julio de 2022
Una multitud en la playa del Mar Báltico cuando las temperatures alcanzan los 30 grados, Mecklenburg-West Pomerania, el 19 de julio de 2022Stefan Sauer – dpa

Como ocurre con una bañeda en la que el agua se está desbordando, la primera reacción ante la emergency climatática debiere ser cerrar el grifo de las emissionses. Pero, al mismo tiempo, el recente episodio de temperaturas extremas ha puesto de manifiesto la urgencia de adaptarnos para afrontar los impactos que ya no pueden evitarse. El balance provisional de esta ultima ola calor por parte del Ministerio para la Transición Ecológica shows that high temperatures can trigger a large set of negative effects, in areas as diverse as human health, biodiversity, transport, agriculture, energía, el turismo, el ocio… Como se ha comprobado en el Reino Unido, los imprevisitos son todavía mayores en los países menos acostumbrados al calor.

Parece claro que esto no se se resuelve solo con más aire acondición, y en España se requiere replantear muchas cosas, desde el diseño de las ciudades, que son espacially vulnerable a las temperatures extremas, a la actividad de muchos trabajos o la propia estrategia del turismo . “No podemos seguir funcionado como sociedad igual que con el clima de antes”, incide García, que recuerda que lo que estamos viviendo es con un calentamiento global de 1.1 grados. “Según aumente la temperatura global, la adaptación reaquiada será mayor.” Pero cuidado, en algunos sitios puede llegar un momento en que ya no haya possibility de adaptarse“, he emphasizes.

Una mujer llena su botella con agua de la fuente "Fontana della Barcaccia" in the Piazza di Spagna in the center of Rome, on July 19, 2022
Una mujer llena su botella con agua de la fuente “Fontana della Barcaccia” en la Piazza di Spagna en el centro de Roma, el 19 de julio de 2022ANDREAS SOLARO – AFP

Por otro lado, todo esto está relacionado con el calor extremo, pero la emergency climatática tiene otras caras. As the climatologist Masson-Delmotte points out, “there is more attention to acute effects of warming, extreme events, but less attention to chronic effects, such as loss of snow and high mountain glaciers, which reducir la disponibilità de agua de muchas regiones en las estaciones secas. También es extremamente importante el aumento gradual del nivel del mar. Ahora mismo todavía no se ven mucho sus efectos, pero está por llegar un aumento de inundaciones crónicas por las mareas altas”.

Por Clemente Álvarez, Yolanda Clemente, José A. Álvarez

Leave a Reply

Your email address will not be published.